El vino y la salud (parte I)

Consumo Moderado:
Miles de beneficios para su salud!

El consumo moderado de vino, incrementa la salud y la longevidad. Cuando hablamos de consumo moderado, nos referimos a 2 ó 3 copas diarias de un buen vino. Bebiendo con responsabilidad y medida, podremos vivir más tiempo y con una mejor calidad de vida.

El consumo moderado de vino incrementa en la sangre el HDL “colesterol bueno” y hace disminuir al LDL “colesterol malo”, creando así un equilibrio entre ambos; reduce las plaquetas; reduce la presión arterial; incrementa el fluído de sangre a las coronarias; reduce el nivel de insulina en la sangre y aumenta los niveles de estrógeno.
Mejora la circulación de sangre en el cerebro, protegiéndonos así de la formación de aneurismas y protegiéndonos de la locura.
Es tonificante, relajante, tranquiliza el espíritu, favorece el diálogo y el humor, y combate el estrés.

Pero como ya dijimos el vino hace bien, pero bébalo con responsabilidad! ¡Beber con medida alarga la vida!

Además de rico el Vino es muy saludable!:

Pasteur afirmó que:
“El Vino puede ser considerado como la más higiénica de las bebidas”.

Múltiples propiedades benéficas del vino: Propiedades preventivas del vino.

Acción antiespasmódica.
Activación de la secreción biliar.
Acción antibacteriana.
Actividad antivírica antiherpética.

Efecto antihistamínico, que atenúa las reacciones alérgicas.
Protección frente a las cataratas.
Proteje las paredes arteriales al fortalecer el colágeno y la elastina que las forman.

Actividad antioxidante: Actúa contra los radicales libres que favorecen el envejecimiento prematuro de los tejidos, la aparición de elsiones en los vasos sanguíneos y la aparición de ciertos tipos de cancer. Esta acción preventiva antioxidante, es fundamental, y en principio, más poderosa que las producidas por las vitaminas C y E.
Y no hay que olvidarse del papael que juegan las fibras insolubles como la celulosa, y las solubles como la pectina, que facilitan el tránsito intestinal e impiden la absorción de una parte de los glúcidos y lípidos de la comida.

El Vino y las comidas:
La Dieta Mediterránea que pregona que un vaso de vino tinto en las comidas es sano y ayuda a prevenir el colesterol. Y también la Cocina del Vino, la cocina donde el vino se usa no solo como sabor y color sino también como sustituto de frituras. El vino en la cocina es beneficioso y sabroso, ya que pueden comer sin problemas niños y ancianos, debido a que el alcohol se evapora y solamente queda el gusto.

Nueve normas sobre vino y salud:

1- El vino es una bebida para adultos sanos, absolutamente incompatible para las mujeres en estado de gestación y los lactantes, así como para los inmoderados.

2- El vino es sano sólamente cuando es bebido con moderación, es decir, con respeto, educación, cultura e inteligencia, lo cual permite disfrutarlo con los cinco sentidos.

3- Los mayores encantos del vino están en sus matices cromáticos y en sus aromas, ni beber mucho ni beber deprisa aumentan el placer del vino, sino todo lo contrario.

4- Beber vino moderadamente es sano, e incluso recomendable, y causa placer, beberlo despacio aumenta ese tiempo de placer y el placer mismo.

5- No beba nunca vino en ayunas, el vino está hecho para acompañar a otros alimentos y no como un objetivo por sí mismo.

6- Armonizar vino con alimentos, así como vinos con oportunidades es un arte.

7- Con el fin de marginar definitivamente el abuso del vino y para alcanzar consumos moderados y razonables, es necesario que el conocimiento del vino sea transmitido desde el entorno familiar en el que los mediterraneos lo hemos bebido durante miles de años.

8- Las familias, y en general los mayores que conocen el vino deben erigirse en su principal vehículo de divulgación y en indiscutible ejemplo de moderación.

9- Es preferible no beber vino solo, el vino es una bebida convivencial y ha de ser compartido.

El Vino para “uso externo”:
Divas, actrices y cantantes en remojo:
Además de los beneficios internos que ya conocemos del vino, ahora se lo recomienda también “para uso externo”.
Estudios recientes han demostrado que las uvas son riquísimas en polifenoles, que son anti oxidantes que combaten el envejecimiento de las células, con una eficacia que supera diesmil veces a la de la vitamina E.
En la región de Graves, en las colinas de Bordeaux, donde se encuentran algunas de las bodegas, viñedos y castillos más antiguos de Europa, nació una nueva moda:
La Enoterapia o Vinoterapia:
Los pioneros del sector son Cathiard y Bernard Thomas una jóven pareja de vitivinicultores y empresarios (franceses, off course!) que hace unos años decidieron lanzar al mercado, una línea de productos de belleza basados en las propiedades del vino y de las uvas.
En los centros de estética más importantes del mundo ahora se puede recibir un tratamiento completo de Vinoterapia como por ejemplo: “Peeling de Cabernet”; “Drenaje linfático con cremas y orujos de uvas tintas”; “Barrel Bath” (baños con aguas termales, aceites escenciales y extractos de semillas de uvas”.
Catherine Deneuve; Madonna; Isabelle Adjani y la Princesa Carolina de Mónaco son algunas de las personalidades del Jet-set que ya han probado las máscaras hidratantes, cremas, parches, “baños de vino” y todos los beneficios antioxidantes del vino tinto en Spas y beuty-farms del mundo.